El rol de la mujer en el cine venezolano

En los últimos años, la presencia de la figura femenina en la producción audiovisual ha aumentado, sin embargo, ha sido una lucha constante de cientos de mujeres amantes del cine, quienes con su talento, perspectivas y perseverancia han ganado espacios que antes estaban destinados al hombre, entre ellos la producción, dirección y redacción de los guiones.

 

Hasta el momento, según el más reciente Anuario Estadístico (2020) de Cine Mexicano del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), de cada mil mujeres que participan en la cultura, 12 trabajan en cine, dicha proporción ha crecido desde hace 11 años, pero a un precio que solo pocas lo denuncian.

 

Asimismo, entre el 2010 y 2020, la participación femenina representó el 37% del total de personal involucrado en la industria. De este 37%, el 56% fue productora de algún documental, 30% fue directora, y guionista un 39%. Esto evidencia que, a pesar de los movimientos que buscan la igualdad laboral y la aceptación de la diversidad dentro de todos los espacios audiovisuales, las mujeres dentro de la industria son minoría.

 

Cine venezolano


Dichas estadísticas varían levemente en la mayoría de los espacios latinoamericanos. Es decir, Venezuela no es la excepción. Para una venezolana es difícil producir una película en el país. Primero, por la crisis económica que impide obtener los recursos mínimos para la pre, pro y postproducción. Y, segundo, por la cultura centrada en el hombre como escritor, productor y director.


Entrevistada Genesis Canelones
Estudiante de UNEARTE

 

Para Génesis Canelones, estudiante de medios audiovisuales de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte), el protagonismo femenino dentro del cine es un campo que se debe seguir labrando, debido a que aún se mantiene la creencia sobre los cargos "destinados" por género.

 

Canelones afirma que, en una industria creada y controlada por los hombres, fue "muy difícil" que la figura de la mujer tuviera "respeto y reconocimiento" en algunos cargos, entre los que destaca la estudiante: dirección, producción, camarógrafa, entre otros.

 

Ante esto, Canelones confirma que, a algunos profesores universitarios, productores y personas de renombre dentro del cine venezolano les sigue molestando que día a día hay más mujeres dentro de la industria.

 

"A nosotros, tres chicas y un chico, nos llamaron (de una productora nacional) por nuestro desempeño profesional. Esto provocó que un profesor se molestara ante la situación. Incluso, estuvimos a punto de que nos aplazaran la materia por el hecho de que al profesor no le gustó que nos llamaran a nosotras y no a él", narró la estudiante.

 

Posterior al conflicto, la estudiante ha sentido y observado como ella, sus compañeras, y otras mujeres de la casa de estudios han sido víctimas de injusticias que categorizan como violencia basada en género.

 

Con respecto al rol de la mujer como productora, Canelones señala que en muchas oportunidades se tiende a respetar más la autoridad de un hombre en comparación al mando que proviene de una mujer, a pesar de que puedan tener el mismo cargo.

 

Esto refleja una preferencia cultural hacia los puestos de poder controlados por el sexo masculino, lo que hace del rol de la mujer en el cine una lucha ardua por tener un mejor puesto laboral y sobrevivir en el intento.

 

"Yo soy una artista. El arte no tiene color ni sexo", Whoopi Goldberg.

 

 

Foto: cortesía



Por: Valeria Fernanda Castro. Periodista egresada de la Universidad Católica Cecilio Acosta. CNP: 26.049.

Publicar un comentario

0 Comentarios